Lo que se debe cambiar para volver al estadio, No más Sepúlveda en el Murillo Toro

No son cosas cosas raras, son sencillas pero se necesitan muchas voluntades.
Esta es la primera entrega de varios apartes donde los hinchas y el periodismo se pronuncia, el portal Furia Pijao ha publicado…
•    Escrito por totetolima
•    Publicado: May 21, 2013 a las 10:30 am
Lo he dicho varias veces en la Furia, no es fácil ir al Murillo Toro a ver al Deportes Tolima. Para el hincha no es cómodo ir a ver al Vinotinto y Oro y eso explica en gran parte las cada vez más bajas asistencias al estadio de la calle 37.
Todo empieza en la compra de la entrada que se convirtió en una tragedia. Para todos los partidos se cambian los precios y las boletas no llegan a los expendios a la hora que indica el Deportes Tolima. Para partidos internacionales, por ejemplo, solo se venden las boletas 24 horas antes.
Ya con la boleta en la mano al hincha le toca esquivar decenas de barristas que piden monedas con tonos intimidantes. Luego llega la entrada al estadio donde de pronto se encuentra con un policía que no se despertó de buen genio y le decomisa cosas como radios, ponchos o correas.
Si va a Occidental debe tener cuidado porque de pronto le cae excremento de las palomas en su ropa. Finalmente el hincha se sienta en su tribuna a esperar a que empiece el partido, pero no, todavía le toca soportar un desagradable show de lambonería protagonizado por el señor Carlos Sepúlveda.
En el momento menos esperando se lanzan cualquier cantidad de saludos por lo parlantes ubicados en el sector norte del Murillo Toro. El señor Sepúlveda empieza a saludar a cuanto concejal, senador, representante, diputado, secretario, alcalde o gobernador se acerque al estadio. Estos saludos no son exclusivos de la clase política, también a gerentes y presidentes de empresas en su mayoría patrocinadoras del Vinotinto y Oro.
A veces pienso que Sepúlveda está en una competencia con Carlos Giraldo para ver quien manda más saludos en un partido del Deportes Tolima.
Hace poco para un minuto de silencio no hubo trompeta, entonces el señor Sepúlveda no tuvo ningún problema en tomar el micrófono e imitar el sonido de dicho instrumento con su boca. Una falta de respeto y vergüenza total en Ibagué.
El sonido en el estadio debe ser usado responsablemente para dar información importante sobre evacuación en caso de emergencia, el orden de salida cuando hay hinchada visitante, formaciones de los equipos y cambios, etc. En Ibagué se usa para mandar saludos de forma arrodillada y lambona. ¿Está buscando puesto Sepúlveda?
Por un sonido decente y responsable, no más Carlos Sepúlveda en el Murillo Toro.
totetolima
tote@furiapijao.com
Twitter: @totetolima

2 comentarios

Unirse a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *