El trabajo que está realizando la Policía de Ibagué resto hinchas al deportes Tolima

Decididamente no es solo www.espijao.com el que considera a la policía de Ibagué y el sr Valery mandadero de la Alcaldía como grandes responsables de la ultima desbandada de hinchas que se van del estadio Manuel Murillo Toro.
En las emisoras locales y ahora en los blogs dedicados al deportes Tolima también se habla de este tema, y pensar que nuestras autoridades están preocupadas en hacer la tarea de impedir el ingreso de aficionados con sus medidas pasadas de normatividad, o hacer retenes ocupando su pie de fuerza, mientras la delincuencia pone petardos, en otros lugares.
En furia Pijao quien firma como  con Twtter     @totetolima, escribió y reproducimos textualmente….
“Las taquillas de los partidos del Deportes Tolima en condición de local son cada vez más preocupantes. Los hinchas se están alejando del Murillo Toro y nadie parece encontrar la fórmula para ver llenas las tribunas cuando juega el Vinotinto y Oro.
El Club Deportes Tolima y los diferentes medios de comunicación siempre apuntan a los hinchas como los responsables de las bajas asistencias que registra el equipo de Ibagué. Algo superficial resulta esta postura si vemos que más allá de los hinchas existen otros factores incluso de mayor importancia que hacen que los aficionados no lleguen al Murillo Toro.
La Policía es uno de estos factores que hacen que la gente no vaya al estadio. Cambian las medidas de seguridad para cada partido. Se entiende que hinchadas como las de Nacional y Millonarios sean peligrosas y se deben tomar medidas de seguridad especiales cuando alguno de estos equipos nos visita. Pero, ¿tener unas medidas de seguridad para recibir al Real Cartagena y luego cambiarlas en el partido siguiente cuando nos visita Envigado?
Llegar al estadio para un hincha es realmente incómodo. Cualquier cantidad de barristas se acercan a pedir ‘moneditas para la boleta’ en tonos bastante intimidantes. Algo así como ‘si no me das la monedita, te robo’. Después de haber pasado el anillo de barristas, el hincha llega a la puerta de su tribuna donde se encuentra con un policía que le decomisa el poncho con el que lleva veinte años yendo a fútbol, gorra y otras pertenencias porque consideran que son ‘elementos contundentes’. Todo esto da más piedra cuando vemos que en la tribuna Lateral sur los barristas entran cualquier cantidad droga o de puñales como se puede ver en esta foto.
En lugar de estar pensando en decomisar ponchos, radios y gorras que no representan ningún peligro, los policías deberían estar preocupados por evitar las decenas de atracos que se dan en los alrededores del estadio. La carrera 4ta estadio hacia el puente del Sena es un verdadero fortín para los ladrones los días en los que juega el Deportes Tolima. Ahí si no se ve ningún policía.
La Policía, entonces, resulta ser un arma de doble filo que espanta a los ibaguereños de ir al Murillo Toro. Por un lado la inseguridad al llegar o salir del estadio y por otro, las absurdas medidas de seguridad a la hora de entrar a los partidos. En Oriental y Occidental decomisan ponchos pero en Lateral sur mágicamente aparecen tipos con puñales.
El Club, que debería ser el más interesado en que las tribunas del Murillo Toro se llenen, es quien más ha encargado de alejar del estadio a los aficionados del Vinotinto y Oro.
Lo primero que tienen que hacer los directivos del Deportes Tolima es dejar de pensar que los hinchas le debemos algo al Club. Ese cuento de que los hinchas deben ir siempre al estadio porque es su equipo del alma y siempre hay que acompañarlo, está mandado a recoger. Eso es verso, el fútbol ya cambió. El hincha del fútbol se comporta como un consumidor normal de cualquier espectáculo.
El nivel del fútbol colombiano, en general, no es bueno. Es decir que una persona que decide ir al estadio sabe que en un alto grado de probabilidad, le va a tocar un partido malo. Esto, al ser un mal común de toda nuestra Liga Postobón, será muy difícil de cambiar en el corto plazo.
Lo que sí se puede mejorar y en lo que está fallando el Deportes Tolima es en todo lo demás que acompaña el espectáculo. En hacerle fácil y agradable al hincha ir al estadio, así le toque ver un bodrio de partido.
El tema de la boletería se convirtió en un dolor de cabeza desde hace mucho tiempo. Este es sin duda el problema más grande que enfrenta un aficionado cuando quiere ir a algún partido. Pensamos que con la llegada de Ticket Shop se iba a solucionar, pero, al parecer, lo que hizo el Club fue dar un paso hacia atrás. Empezando porque el Club no asumió la totalidad del valor del servicio de la boleta, es decir que la boleta ahora es más cara. Ese costo del servicio se compensaría si el hincha viera facilidades a la hora de comprar su entrada. Pero, por el contrario, ahora todo es más complicado. Las boletas no llegan a los puntos de venta a la hora que es. No hay suficientes puntos de venta en la ciudad. Estamos en el año 2012 y todavía no se puede comprar un boleta con una tarjeta débito o crédito y mucho menos por Internet.
Para los partidos de Copa Postobón la situación es peor. Nunca son claros los precios de las entradas y mucho menos los puntos de venta. Para estos encuentros se habilitan pocas puertas y las filas para entrar son interminables.
Resulta increíble, pero ni siquiera es fácil comprar una camiseta del equipo en el Club.
Es claro que en Ibagué no existe una cultura futbolera y por eso hay que motivar e incentivar a las personas a que apoyen al Deportes Tolima. El Club no puede pensar que con el famoso gancho de un hombre y una mujer va a solucionar el problema de las bajas asistencias de cada quince días.
Si a usted un amigo le cuenta que fue a cine y que la película estuvo malísima, pero que además conseguir la boleta fue un martirio, que entrando al centro comercial le quitaron el saco y que al salir del teatro lo atracaron, ¿le quedan ganas de hacer el mismo plan de su amigo?

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *