Impactante e inolvidable clasificación del Deportes Tolima a semifinales derrotando al Once Caldas

Un final infartante donde se paso de la decepción a la alegría.
Deportes Tolima aviso temprano lo que sería un partido de excelente trámite ante el Once Caldas, con un gol de Jhonatan a Estrada que a los 3 minutos igualaba la serie y daba tiempo para la victoria.
Pero había que contar con el coraje y disciplina del visitante, que futbolísticamente propuso un férreo sistema defensivo, cortando los circuitos de los Pijaos que en principio iluminaron con la dupla Delgado y Uribe, con Estrada, y lo que se veían como un conjunto ofensivo, paso a ser un dominador de balón, expuesto a los pelotazos largos y rápidos del rival.
Pero fue la pelota detenida la que de nuevo da réditos a la visita, y más que eso la táctica fija y la pérdida de rebotes defensivos de los Pijaos, ejecución de Arango, el palo que devuelve, la vuelve a meter el Caldas en el área mínima y Lopera la empuja para el 1 a 1, otra vez la bendita defensa quedada.
El segundo tiempo fue igual, Caldas jugando en campo propio y escasa propuesta ofensiva, Tolima con el peso del partido, empezó a mover los módulos y los jugadores, ingreso a los dos Paraguayos para el frente de ataque pero con llegada por los costados, arriesgo con un solo hombre de marca en la mitad y esto obligo al portero Silva a jugarse de libero en más de una ocasión, Tolima hacia circular la pelota, pero esta no entraba, un remate de Leichtweis lo saca espectacularmente el portero Cuadrado, en otra de Robin el palo le ayuda.
Pasados los cuarenta minutos todo parecía consumado, pero el publico hizo su parte, apoyo con todas sus fuerzas, se hizo expulsar Salazar y de allí parte una jugada donde Ibarguen le salieron las cosas como esperaba, después de varios intentos, diagonal y remate cruzado fue el 2 a 1 y se pensaba en los penaltis, pero llegaría casi de inmediato un remate de Didier Delgado que no había tenido ni claridad, ni tranquilidad en el último cuarto de cancha, y con la complicidad de Menose el balón ingreso a la red y esto fue apoteósico, de éxtasis, fue un momento pletórico donde el hincha alcanzo un nivel de deleite impensado, atrás los sistemas, los jugadores, la táctica, vale el gol, el resultado, la clasificación y eso fue lo que le devolvió el conjunto pijao a la muy buena asistencia que se presento en la reapertura del Estadio Manuel Murillo Toro, deportes Tolima es el primer semifinalista de la liga, y si se hablaba con cautela y muy suave de segunda estrella, ahora se puede aumentar el volumen de voz no para cantar victoria, pero si para pensar y pronunciar la palabra titulo, eso sí primero tendremos un nuevo rival, tan difícil o más que el blanco, pero la decisión, y ganas, sumado a las correcciones futbolistas nos hacen pensar en el avance del vino tinto y oro.

Los comentarios estan cerrados.